La ciudadania de Alcorcón responde ante la violación del derecho constitucional a la huelga y las privatizaciones

El grupo vecinal de apoyo a la Huelga y contra los despidos queremos comunicar:

La última actuación por parte del gobierno municipal ha sido decretar e imponer la recogida de basura a la empresa de titularidad pública TRAGSA y las empresas privadas subcontratadas “Mateos” y “El Boni”, vulnerando así el derecho constitucional a la huelga. De nuevo se salta la legalidad, basándose en informes técnicos, encargados por el mismo, sin existir “alerta sanitaria”. Además esta actuación ha venido acompañada por un dispositivo policial desproporciando, llenando nuestro municipio de UIP. Algo injustificado ya que durante los 10 días de huelga ésta había sido cívica y ejemplar por parte de los trabajadores y trabajadoras de ESMASA, que han procurado en todo momento conciliar su derecho a la huelga con la vida diaria vecinal.

Este clima en el que los derechos convivían, y se podía reivindicar dentro de las leyes constitucionales derechos tan básicos como el trabajo y la gestión pública, ha sido boicoteada por el gobierno del PP, en su empecinamiento de dar la gestión pública a ECOVIDRIO.

El Alcalde David Pérez había dado un plazo de 48 horas a los trabjadores antes de poner en marcha las máquinas de recogida. Pero sobre las 16:00 las máquinas han salido del Centro Unificado de Policía, donde estaban custodiadas por unos 10 furgones de UIP. Los trabajadores han formado un piquete siguiendo algunas de estas máquinas y en su trayecto, para informar a los trabajadores de la violación de su derecho a la huelga, espontáneamente vecinos y vecinas de Alcorcón se han sumado al piquete. El piquete poco a poco se ha transformado en una protesta ciudadana importante sobre todo al llegar a la Calle Mayor. Cientos de personas recorrían las calles de Alcorcón y muchas personas bajaban de sus casas para solidarizarse con los trabajadores y vitoreaban o aplaudían a los manifestantes desde sus balcones.

La población trabajadora de Alcorcón ha conseguido que los trabajadores de TRAGSA desistieran viendo la indignación de la gente. Además estas máquinas no cumplían la normativa para poder recoger y estar por determinadas calles. También se sabe que algunos trabajadores de TRAGSA han preferido no vulnerar el derecho a huelga de los trabajadores de ESMASA y han preferido no salir a recoger.

La indignación de los vecinos y vecinas por las medidas y la actitud antidemocrática de David Pérez se ha materializado en tensiones durante la protesta en la zona del Parque Ondarreta, que los vecinos han sabido solucionar cívicamente. Más tarde han decidido llevar una bolsa de basura al Ayuntamiento y cientos de personas la han dejado en las puertas del Consistorio a modo de protesta y en la legítima defensa de la participación democrática, ya que este gobierno municipal reprime la participación

David Pérez ha roto un clima de convivencia incumpliendo convenios colectivos, violando el derecho a la huelga, multando a la gente por querer participar en la vida pública y política de nuestro municipio, publicando noticias falsas, y pidiendo un rescate innecesario que está provocando despidos y privatizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *